Reflexión de un viaje, Cuba.

Existen momentos en la vida, en los que una realidad distinta a la nuestra, toca nuestro corazón y deja una huella, que no duele en todo momento, pero que existe y queda guardada en él.

Si hurgo un poco en mi vida, puedo encontrar algunos momentos o experiencias así en mi haber, y me voy diez años atrás, a mi pasado como estudiante universitaria, a mi servicio social en el Hospital, recuerdo como si fuera ayer lo que provocó en mi el contacto con pacientes, particularmente de el área de Oncología, recuerdo la impotencia tan grande que sentía, el desconcierto de encontrar una cama vacía, el dolor de ver una cara llena de incertidumbre y angustía, aquellos días dejaron en mi una sensibilidad que me hizo más cercana, más humana, si bien enfrentaba cosas que no conocía, que no siempre sorteaba con éxito, también crecí , esa etápa en mi vida me hacia Sentir y ubicar mi Vida y mis Bendiciones en el lugar correspondiente., en este viaje me sucedió algo similar,  enfrente una realidad que no sólo yo, si no buena parte del mundo no vivimos, vi, como a pesar de las circunstancias hay personas que se levantan con amor y esmero por su familia, por vivir.

Desde nuestra llegada, empezamos un poco a transportarnos al pasado, el ambiente en general es el de otra época, hay quienes comentan los grandes avances que sin duda existen, pero por el otro lado de la moneda y quizas con mucho mayor peso se ve otro panorama, que al menos para mi resulto confuso, pude platicar con las personas, quería entender un poco no solo la historia de Cuba que de por si es importante, quería sumergirme un poco en su sentir.

Los contrastes son muy variados, van desde la Mujer que optimista maneja su Coco, alardea y bromea con esa alegria y forma de ser tan peculiar, hasta la Guía de viaje que me abrió las puertas de su vida por así decirlo, en la cual a pesar de los esfuerzos no se conseguía mayor avance y en medio de estos un Campesino digno y adorable, que con manos duras y curtidas trabaja con esmero su arte…

La música, el baile, la disiplina y el trabajo a pleno sol, son parte de su vida de su día a día, me duele la opresión y la desigualdad que impera, pero también admiro profundamente la entereza que vi en muchos rostros, la alegría y la paz con la que viven.  Y deseo de todo corazón que un futuro brillante los abrace.

En medio de todo, tomando el primer y mas delicioso Daiquiri del planeta, un brillo peculiar encendio mi alma, gracias por ese momento. J.

Algunas fotos …

DSC_4951

DSC_4967

DSC_4989

DSC_4998

DSC_5031

DSC_5032

DSC_5023

DSC_5033

DSC_5063

DSC_5155

DSC_5173

DSC_5171

DSC_5161

DSC_5185

DSC_5191

DSC_5206

DSC_5200

DSC_5210

Anuncios

Un comentario en “Reflexión de un viaje, Cuba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s